La civilización azteca es un pueblo excepcional que gobernó el actual territorio mexicano desde 1200 hasta 1521. Apodados los “Hijos del Sol”, los aztecas lograron construir un poderoso imperio sobre toda la región mexicana en dos siglos. Pero, ¿de dónde vienen los aztecas? ¿Cómo vivían? ¿Cuáles eran sus creencias y costumbres? 

Azteca : 10 cosas que no sabías de esta civilización mexicana

Vue sur la ville Aztèque de Tenochtitlán

La civilización azteca ocupa un lugar importante en la historia de México. De hecho, los aztecas (aún llamados “mexicas”) eran comunidades nómadas que se asentaron por primera vez en suelo mexicano. Socialmente jerarquizada y políticamente bien organizada, la civilización azteca estableció su imperio sobre todas las comunidades amerindias que vivían en el antiguo territorio mexicano. La llegada de los conquistadores en 1519 provocó desgraciadamente la caída del imperio azteca. Sin embargo, las excavaciones arqueológicas han permitido descubrir algunos secretos sobre las tradiciones de la civilización azteca, sobre todo en materia de construcción. Entonces, ¿se pregunta cuáles son los edificios más bellos de la civilización azteca? ¿Sólo quedan ruinas de monumentos aztecas en la actualidad? ¿Quiere descubrir su historia?  ¡Aquí tienes 10 cosas que te permitirán saber todo sobre los aztecas, en esta completa ficha que te lo cuenta absolutamente todo!

Sommaire

Los aztecas fueron la última civilización indígena en crear un imperio bien definido, con una organización política y una sociedad organizada.

¿Quiénes eran los aztecas?

Los aztecas, también conocidos como “mexicas”, fueron un pueblo indígena que, entre los años 1325 y 1500, creó uno de los mayores imperios del territorio mesoamericano. Descubramos quiénes eran los aztecas, sus características, sus logros y su caída. Los mexicas, como se llamaban a sí mismos, dominaban todo el territorio que hoy conocemos como México. Originalmente, eran un pueblo nómada situado principalmente en las regiones del norte, concretamente en Aztlán y de ahí viene el nombre de “aztecas”. Durante los siglos que gobernaron el territorio, formaron una cultura rica en tradiciones, creencias, rituales y gastronomía. Hoy en día, muchas de las creencias de la historia azteca siguen muy vivas para muchos pueblos indígenas. La civilización de este gran imperio terminó con la llegada del conquistador Hernán Cortés el 12 de agosto de 1521.

Origen de los aztecas

Los aztecas eran un pueblo nahua que se estableció en el valle de México alrededor del año 1325. La profecía del dios Huitzilopochtli, decía que pronto se convertirían en los amos de otros pueblos y esto es lo que buscaban cuando se establecieron allí. Para ello, adoptaron el culto a la deidad Quetzalcóatl y se emparentaron con el pueblo tolteca. En 1426, estalló una guerra entre los aztecas y los tepanecas, en la que los aztecas salieron victoriosos. A partir de aquí comenzó la expansión y se establecieron los orígenes de la sociedad azteca. Su expansión se realizó sometiendo a los pueblos adyacentes. Junto con esta expansión, también construyeron diferentes obras arquitectónicas, como templos para rendir culto a los dioses, caminos para asegurar la fluidez del comercio, desvíos de agua, canales, entre otros. La capital del imperio azteca era Tenochtitlan y fue el corazón que dominó el territorio durante varios siglos hasta su caída en 1521.

Organización política de los aztecas

El Tlatoani era la máxima autoridad política, militar e incluso religiosa. Su cargo fue elegido por un consejo llamado Tlatocan. El Cihuacóatl, era el segundo al mando y sustituía al Tlatoani cuando éste no estaba. Asimismo, diferentes dignatarios, como sacerdotes y militares, también formaban parte del consejo presidido por Tlatoani. Los tatloques, que eran los líderes de las diferentes ciudades conquistadas, fueron enviados por Tenochtitlan. Por otro lado, la comunidad llamada Calpulli, tenía sus propias autoridades religiosas y políticas, pero del mismo modo, respondía al mando superior.

Organización de la sociedad

La sociedad azteca estaba dividida en tres clases sociales: los pipiltin, que eran la gente de la nobleza, los macehualtin que eran los plebeyos y los tlatlacotin, que eran los esclavos. Los pipiltin eran la clase más privilegiada y solían ser parientes de la familia real o sacerdotes. Sin embargo, muchas personas ascendieron a esta categoría al destacar y formar parte de los intereses del imperio. Por otro lado, los macehualtin, eran aquellas personas que se dedicaban al comercio, la agricultura o las actividades artísticas.

¿Cuáles eran los dioses de los aztecas?

  • Quetzalcoatl: dios supremo.
  • Tlaloc: Dios de la lluvia.
  • Huitzilopochtli : Dios de la guerra y del sol.
  • Xipe Totec : dios desollado.
  • Tezcatlipoca : Dios de la noche y la destrucción.
  • Huehueteotl : Dios del frío y del fuego.
  • Tlazolteotl : Diosa de la lujuria.
  • Mictlancihuatl : Diosa de los muertos en el más allá.
  • Tonantzin o Coatlicue : Diosa de la vida y la muerte.

Para los mexicas, las fuerzas del bien estaban en constante lucha contra las fuerzas del mal y cuando pensaban que las fuerzas del bien eran débiles, realizaban un sacrificio humano ante los dioses para que éstos “bebieran” la sangre del sacrificado y se fortalecieran.

Conocimiento de los aztecas

Los mexicas desarrollaron unos conocimientos impresionantes sobre la agricultura, para lo que crearon calendarios en los que fijaban el momento de la siembra y la cosecha. Además, en medicina, utilizaban las plantas para curar ciertas enfermedades, y tenían la capacidad de curar huesos rotos, extraer dientes e incluso detener infecciones. Asimismo, destacaron en las construcciones arquitectónicas como todo lo que pertenecía a la capital de Tenochtitlan, como las pirámides. La orfebrería, la escultura, la literatura, la astronomía y la música eran también áreas en las que destacaban.

El dominio no era total

Entre los pueblos que no se sometieron al imperio azteca estaban los tlapanecos de Yopitzinco, los mixtecos de Tututepec, los popolocas y el estado de Michoacán. El fin de la cultura mexicana llegó con la llegada de los españoles, que contaron con la ayuda de algunos pueblos tributarios que querían ver caer el imperio por sus constantes abusos.

¿Cómo vivían los aztecas?

Descubre cómo vivían los aztecas, cuáles eran sus costumbres y tradiciones y cómo sus días estaban llenos de arte, guerra y religión. Los aztecas fueron una de las civilizaciones antiguas más poderosas que habitaron las tierras mexicanas desde 1300 hasta 1521. La forma en que los aztecas vivían su vida cotidiana giraba en torno a lo mítico y lo religioso, donde cada acción de su vida diaria estaba sujeta al poder de los dioses. La vida familiar, las guerras, el arte, la agricultura y el comercio también formaron parte de la vida azteca durante mucho tiempo. Tras varias guerras y persecuciones, los aztecas se asentaron en la Laguna de Texcoco, donde se fundó la bella y próspera Tenochtitlan. Se sabe mucho sobre las guerras que tuvieron lugar allí, la conquista española y las tribus que participaron, pero ¿cómo era la vida en Tenochtitlán? ¿Qué han hecho desde que se han levantado hasta que se han acostado? Eso es lo que vamos a contar en este post, vamos a ver la forma de vida azteca desde un enfoque más humano.

La vida cotidiana de los aztecas

Los aztecas hablaban la lengua náhuatl y se llamaban a sí mismos mexicas. El día en Tenochtitlán comenzaba con el sonido de los tambores que los sacerdotes se encargaban de tocar desde lo alto de los templos para dar la bienvenida a un nuevo día. El sonido de los timbales desencadenó los quehaceres diarios de todos en la capital. Las mujeres se detenían a barrer, los viajeros iniciaban su viaje, los agricultores comenzaban a cultivar la tierra y los comerciantes iniciaban sus negocios. La vida de los nobles, es decir, los familiares de los sacerdotes, guerreros y otros funcionarios, también comenzaba con el despertar del sol. Los sirvientes se despertaron e inmediatamente comenzaron a ocuparse de la casa y del cuidado de sus amos.

¿Cómo eran las casas de los mexicas?

Los aztecas menos privilegiados que no vivían en palacios vivían en modestas casas de adobe. En general, la mayoría de las casas constaban de un santuario a los dioses, una cocina, una habitación donde descansaba toda la familia y un baño construido por separado de la casa principal. Los señores de las casas nobles dormían en una estera sobre mantas de algodón. Cuando se despertaban, los criados la doblaban para vaciar la habitación y la guardaban en un lugar especial sólo para el petate. En cambio, las familias más modestas sólo dormían en una estera sin manta, y cuando se despertaban, las doblaban y las colocaban contra la pared.

¿Cómo se limpiaban?

Los aztecas se duchaban al menos una vez al día y utilizaban jabón hecho con frutos o raíces de la planta del jabón. Los nobles tenían paños de algodón que utilizaban para secarse. Los hombres llevaban el pelo atado con una cinta roja y decorado con grandes plumas de colores para mostrar su superioridad y su estatus. Las mujeres, en cambio, llevaban el pelo con raya en medio y trenzado en dos trenzas en la parte superior de la cabeza con las plumas hacia arriba si estaban casadas.

Su vestimenta diaria

Los aztecas de los estratos más bajos iban descalzos y, a medida que su estatus económico y social ascendía, comenzaron a usar sandalias. Las mujeres llevaban faldas hasta la pantorrilla y blusas que les cubrían el torso. Los hombres llevaban mantas y taparrabos blancos. Su vestimenta cambiaba en las fechas de celebraciones especiales. Las joyas sólo las llevaban los sacerdotes, los guerreros y el alto mando. Se castigaba a quien llevaba joyas extravagantes sin pertenecer a esta clase social.

Alimentos

Los nobles comían después de limpiarse. Comían tortillas de maíz recién asadas con un relleno de carne o pescado. El resto de la población tomaba su primera comida a la segunda hora del día, cuando los tambores sonaban alrededor de las 9 y las 10 de la mañana, después de algunas horas de trabajo. Su desayuno consistía en atolli endulzado con miel o especias. Los tambores volvían a sonar a mediodía, indicando la hora del almuerzo. Todos se tomaron un descanso de sus tareas y se prepararon para disfrutar de una deliciosa comida. La clase baja comía tortillas de frijoles, tamales, salsa de chile y rara vez comía carne. Después de la comida, todo el mundo volvió a trabajar hasta que el sol empezó a ponerse y los tambores sonaron para señalar el final del día. Las cenas consistían en atolli a base de chía o amaranto para los humildes. Para los nobles, tras un relajante baño, las cenas consistían en platos de pescado, carne y verduras. El consumo de alcohol se limitaba a los mayores de 52 años, edad a la que se jubilaban los nobles. Después de la cena, se tocaron los tambores por última vez para indicar la hora de acostarse.

La humildad se inculcaba a los hijos de los nobles.

Independientemente de su situación económica o social, los nobles educaban a sus hijos en la agricultura y en algunos otros oficios, porque para ellos, ser de la nobleza no significaba vivir a costa de los demás toda la vida y debían aprender a valerse por sí mismos.

Otras características de la vida azteca

  • Castigan severamente la corrupción.
  • Los gobernantes, para entretenerse, jugaban a la pelota, donde apostaban por las propiedades y los esclavos.
  • Las clases bajas jugaban al patolli.
  • Las mujeres mexicanas no se maquillaban porque era de mal gusto.

¿Qué opinas de la cultura azteca y de su vida cotidiana?

¿Cómo resistieron los aztecas a los españoles?

Para saber cómo los aztecas resistieron a los españoles, debemos hablar de la historia de su llegada y de la forma en que los aztecas veían a estos seres. ¿Cómo resistieron los aztecas a los españoles? Fue en 1519 cuando comenzó la llegada de los españoles a las tierras que hoy conocemos como México, liderados por el conquistador Hernán Cortés, quien se negó a regresar a Cuba sin haber realizado una gran hazaña en ese territorio. En ese momento, el Imperio Azteca contaba con la agrupación política más poderosa de Mesoamérica. ¿Cómo resistieron los aztecas a los españoles? Cortés llegó a tierras mexicanas al frente de 500 soldados europeos, imponiendo su poder en las ciudades más cercanas y creando alianzas con diferentes tribus para derrocar al emperador Moctezuma. Hernán era un hombre muy observador e inteligente, ya que rápidamente se dio cuenta del odio que sentía el pueblo dominado por el alto mando de Tenochtitlan y los convenció de que lucharan de su lado para liberarlos del dominio azteca. Lograron llegar a Tenochtitlán y fueron recibidos por el emperador Moctezuma, quien al principio los consideró seres divinos enviados por Dios.

¿Cómo veían los aztecas a los españoles?

Los aztecas creían firmemente que el mítico Quetzalcóatl regresaría pronto para reconquistar sus tierras. Esta leyenda influyó mucho en la forma en que los aztecas veían inicialmente a los españoles. Con su llegada, se produjeron ciertas anomalías como la aparición de un cometa y el impacto de un rayo en un templo, lo que hizo creer a los sacerdotes que eran presagios de las leyendas sobre el regreso de Quetzalcóatl. Los españoles fueron vistos entonces por primera vez como seres divinos, que debían ser temidos y respetados. El emperador Moctezuma, por su parte, les temía mucho y trató de impedir que llegaran a Tenochtitlán enviando sabios a dialogar y múltiples regalos para disuadirlos de continuar su avance por las ciudades donde conseguían más y más aliados. Hernán y sus tropas recibieron oro, mujeres y diversos objetos considerados sagrados. La mayoría de sus regalos fueron enviados a la Corte para que su conquista no autorizada fuera aprobada por el Rey.

La llegada de los españoles a Tenochtitlan

La llegada de estos “seres divinos” a Tenochtitlán era inevitable para los aztecas, por lo que Cortés fue recibido con ofrendas y fue muy bien atendido durante su estancia de ocho meses. Cortés tuvo que ausentarse por un tiempo para volver a su colonia natal y rechazar a un grupo de soldados que venían a arrestarlo. Pedro Alvarado quedó a cargo en nombre de Cortés en Tenochtitlán. La sed de oro, poder y tierras llevó a Alvarado a realizar la masacre del Templo Mayor. Los mexicas, que adoraban a los dioses Tezcatlipoca y Huitzilopochtli, fueron brutalmente asesinados por los soldados españoles al mando de Pedro Alvarado. Los indios trataron de defenderse, pero en ese momento sólo eran un pueblo desarmado que celebraba regularmente uno de sus muchos cultos. Tras esta sangrienta masacre, surgió la resistencia armada de los aztecas.

La resistencia azteca a los españoles

La rebelión por parte de los mexicas había comenzado. Tras la muerte de Moctezuma a manos de su propio pueblo por la furia que sentían ante su supuesta complicidad con los españoles, Cortés se dio cuenta de que las consecuencias de la masacre del Templo Mayor serían devastadoras. Cuitláhuac fue elegido por los señores y sacerdotes para comandar a los mexicas. Era hermano del difunto Moctezuma. Este nuevo huey comenzó a alistar tropas y a formar alianzas con las ciudades más cercanas para derrotar a los españoles de una vez por todas. La guerra y la resistencia comenzaron en ambos lados. Se dice que esta lucha duró más de una semana, hasta que en la medianoche del 30 de junio de 1520, Cortés ordenó a los españoles y a sus tropas indias aliadas que huyeran. Mientras huían por el Canal Tolteca, fueron vistos por una anciana mexicana que rápidamente alertó a los guerreros mexicanos de la huida de los españoles. En pocos minutos, los españoles estaban rodeados por guerreros aztecas enfurecidos que comenzaron a atacar desde todos los ángulos posibles. Esta noche fue bautizada por los españoles como la Noche Triste. Los españoles que se salvaron lo hicieron porque decidieron despojarse de todo el oro y la ropa que llevaban encima, mientras que muchos otros murieron y se ahogaron. Los españoles e indios aliados que fueron capturados sirvieron como sacrificios en honor a la ascensión del nuevo emperador.

La defensa de Tenochtitlán

Comenzó la defensa de Tenochtitlán y tras meses de resistencia, guerra y mucho derramamiento de sangre, fue finalmente derrotada por los españoles. Más de la mitad de la población azteca había perecido a manos de la conquista española. Es la caída definitiva del imperio azteca y de los mexicas, mientras los supervivientes se sienten abandonados por sus dioses y se resignan a devolver lo poco que les queda.

¿Cómo estaba organizada la civilización azteca?

El pueblo azteca se distingue por su ordenada organización social y política. Todos los miembros de la comunidad seguían los principios organizativos, pero también y sobre todo la voluntad de las deidades. Así, a la cabeza de la sociedad azteca estaba el Tlatoani (emperador). La legitimidad del emperador provenía de los dioses. De hecho, este personaje lideró en virtud de las recomendaciones de los dioses aztecas. Sin embargo, hay que señalar que la sucesión al poder era hereditaria. Junto al emperador, está la gente de la alta sociedad: el pilli. Son personas nobles, nacidas en la realeza. A continuación, se puede observar a los sacerdotes cuya función principal era oficiar las ceremonias y rituales religiosos. Además, se encargaban de la escritura, la astronomía y la medicina. Entonces puedes recordar a los “macehualli” que representaban la mayor parte de la población azteca. Los individuos que componían esta categoría social estaban jerarquizados según su riqueza y sus funciones administrativas. Por último, en la parte inferior, se encuentran los campesinos (mayeques) que eran esclavos asignados a un señor.

¿Cuáles son los monumentos más bellos de la civilización azteca? 

La destrucción del imperio azteca no perdonó a sus más bellas obras arquitectónicas. De hecho, todo fue destruido en 1521, especialmente en la capital (Tenochtitlan) durante la caída de la civilización azteca. Pero, afortunadamente, los arqueólogos han conseguido rastrear las ruinas de los edificios aztecas. Entonces, ¿qué yacimientos arqueológicos mexicanos permiten admirar los monumentos aztecas más impresionantes? He aquí una breve lista…

El majestuoso Templo Mayor

Construido en la capital, Tenochtitlan, el Templo Mayor fue una de las construcciones más magníficas de la civilización azteca. Este monumento azteca era una pirámide construida en varios niveles. Considerado un “recinto sagrado”, el Templo Mayor era el centro ceremonial y religioso de Tenochtitlan. Desgraciadamente, será destruida tras el declive del imperio azteca frente a los conquistadores. Además, con el desarrollo económico y demográfico de la Ciudad de México, se levantaron edificios sobre las ruinas del Templo Mayor. Los arqueólogos tuvieron que demoler los edificios para encontrar los cimientos exactos del mayor monumento azteca. Hoy en día, se pueden visitar sus ruinas en Ciudad de México.

El templo de Tenayuca

En las afueras de la capital (México-Tenochtitlan), se encuentra otro monumento azteca que merece una visita: el templo de Tenayuca. El edificio se encuentra en el valle de México, más precisamente en San Pablo Tenayuca. Obsérvese que la gran pirámide (descubierta entre 1925 y 1930) es el único monumento azteca visible en este sitio arqueológico.

El templo de Teopanzolco

Cuando vayas al estado de Morelos, descubrirás el hito arqueológico azteca de Teopanzolco. La pirámide de Teopanzolco habría sido construida por los aztecas en honor a Tláloc, deidad de la lluvia. Un terremoto permitió a los arqueólogos encontrar este edificio azteca en las ruinas de Teopanzolco.

Así, si la mayoría de los monumentos de la civilización azteca desaparecieron con la caída de su imperio, las excavaciones arqueológicas han permitido encontrar algunas ruinas. Lo que te da la posibilidad de contemplarlos sin moderación en el momento de la próxima estancia en México…

10 cosas sorprendentes sobre los aztecas

Una profecía está en el origen de la llegada de los aztecas a México

Antes de establecerse, los aztecas eran un pueblo nómada. Pero su destino no era vagar durante toda su existencia. De hecho, según una profecía, la deidad de la guerra, Huitzilopchli, pidió a los aztecas que se establecieran en un lugar en el que verían “un águila de pie sobre un nopal devorando una serpiente”. Tras 165 años de búsqueda de la tierra prometida, la tribu vio cómo se cumplía la profecía. Los aztecas cayeron en la escena de Tenochtli, cerca del lago Texcoco (26 de julio de 1325). Respetando los reclamos de su deidad, establecieron su territorio en este lugar y así fundaron su capital en Tenochtitlan (actual Ciudad de México).

“Aztecas” no es el nombre correcto

El mundo los conoce hoy como “aztecas”. Pero, en realidad, este no es su verdadero nombre. Además, sus libros sagrados (códices) lo demuestran. Según estos textos, los aztecas eran originarios de una isla llamada “Atzlan”. Durante su viaje para descubrir la tierra prometida, la comunidad azteca fue llamada “Mexitin” (habitantes de México). Así, el nombre apropiado sería “Mexitin” o “Mexicas”.

Su lengua está lejos de estar muerta

La lengua hablada por los aztecas es el “náhuatl”, un dialecto del amerindio muy popular en la antigua Mesoamérica. Esta lengua sobrevivió al declive de la civilización azteca en 1521. El náhuatl es actualmente la segunda lengua más hablada en México. Algunas palabras francesas proceden de la lengua azteca: coyote, cacao, tomate, etc.

La cultura de los jardines flotantes les permitió sobrevivir 

El territorio prometido a los aztecas estaba lejos de ser acogedor. El lugar era hostil y pantanoso. Los aztecas se dieron cuenta muy pronto de que sobrevivir allí no sería ni mucho menos un placer. Así que encontraron una solución ingeniosa: el cultivo de jardines flotantes (Chinampas), colocados en la superficie del lago. Este sistema bien organizado les permitía producir unas siete cosechas al año… ¡nada más!

Su chocolate era picante

El chocolate de los aztecas tenía virtudes afrodisíacas. La palabra para designar esta bebida hecha de cacao y chiles era “xocoatl” (chocolate en francés). Significa “agua amarga” en náhuatl. Varios escritos informan de que el soberano Moctezuma II consumía 50 tazas al día. Parece que lo necesitaba.

Moctezuma II tuvo 150 esposas

En la civilización azteca, las mujeres y el hecho de poseer un territorio iban de la mano. Así, para reclamar su autoridad sobre una tierra, debía casarse con una mujer de ese territorio. Moctezuma II tenía que gobernar 150 países, por lo que tenía 150 esposas.

La superstición de Moctezuma causó su caída

El gobernante azteca creía que el presagio de desgracia anunciado por los dioses una década antes de la llegada de los conquistadores se haría realidad. Temía este momento, y esto lo debilitó gradualmente. Cegado, vio en Hernán Cortés la reencarnación del dios Quetzalcóatl. Dos años después, Moctezuma murió y el imperio cayó en la decadencia.

El chicle era un elemento de diferenciación social entre los aztecas

El chicle se utilizaba para distinguir a las prostitutas, los esclavos y las mujeres de la nobleza en la sociedad azteca. El chicle (“Tzictli” en náhuatl) se dedicaba así a las prostitutas.

Su mayor terror es la muerte del sol

Según las creencias aztecas, cada 52 años la humanidad corría el riesgo de hundirse en la oscuridad para siempre. Para evitar ese destino, la ceremonia del “fuego nuevo” se celebraba el último día del ciclo de 52 años. Era una oportunidad para que los aztecas hicieran un sacrificio a los dioses para que la paz y la prosperidad acompañaran al nuevo ciclo solar.

Los sacrificios no son una prerrogativa de los aztecas

La práctica del sacrificio era muy importante en la vida de los aztecas. Era una forma de atraer las buenas gracias de los dioses. Los aztecas hacían sacrificios para todo tipo de ocasiones. Por ejemplo, según fuentes aztecas (a verificar), se sacrificaron cerca de 80.000 personas sólo para la inauguración del templo de la Ciudad de México. Sin embargo, esto no comenzó con su civilización. De hecho, mil años antes de su llegada, otras comunidades realizaban estos rituales en Teotihuacan.

Causa de la desaparición de los aztecas

Conozca los últimos descubrimientos que podrían desvelar el misterio de la desaparición de los aztecas. La causa podría ser una bacteria mortal. El fin del imperio azteca, como era conocido con sus organizaciones políticas y sociales, se debió a la conquista española liderada por Hernán Cortés entre los años 1520 y 1521. Sin embargo, la desaparición de los aztecas en su conjunto, habría tenido lugar entre los años 1545 y 1576, ¿cuál fue la causa de la desaparición de esta raza? A lo largo de los años, historiadores y científicos han realizado múltiples investigaciones para descubrir las causas de la desaparición de los aztecas que, a la llegada de las tropas de Cortés, contaban con unos 25 millones de indios y unas décadas después, contaban con sólo un millón. Los últimos estudios apuntan a la bacteria Paratyphi C, que es una forma mortal de Salmonella. Los científicos creen que puede tratarse de la bacteria que causó el brote más mortífero de la historia.

¿Cómo llegó y se propagó la bacteria?

Cuando los españoles llegaron a México, trajeron consigo nuevas enfermedades que los aztecas nunca habían padecido. Entre ellas, la viruela y el sarampión. Los historiadores y misioneros españoles de la época empezaron a constatar los síntomas que presentaba la población indígena: fiebre, tos, sangrado por la boca y la nariz y manchas rojas en la piel. La mayoría de los afectados murieron a los tres o cuatro días de la aparición de los síntomas. Esta fue sólo la primera epidemia que mató a millones de personas poco después de la llegada de los europeos. No está claro si la Salmonella fue traída por los europeos o si ya era una enfermedad común entre los mexicas, pero lo que sí es cierto es que tras la llegada de los españoles se produjeron muchos cambios, como la reubicación de las tribus, la llegada de nuevo ganado, nuevas estrategias agrícolas y muchos otros cambios que contribuyeron a la propagación de la enfermedad.

Método de transmisión

La fiebre paratifoidea, de la que procede la mortal bacteria Salmonella, se propaga a través de alimentos y agua contaminados. Los aztecas llamaban a la enfermedad cocoliztli, que significa “plaga” o “pestilencia” en náhuatl. Se cree que, entre 1545 y 1585, el cocoliztli acabó con el 80% de la sociedad azteca, convirtiéndose en la peor epidemia mortal de la historia de la humanidad.

¿Cómo descubrieron que la salmonela era la causa?

La desaparición de los aztecas ha sido uno de los misterios más estudiados en distintas partes del mundo. Hace años, los científicos no podían explicar cómo una enfermedad desconocida para ellos (en ese momento) podía acabar con toda una raza en pocos años. Entre 2016 y 2017 se obtuvieron los primeros descubrimientos de la enfermedad que causó la desaparición de los aztecas a través de muestras de ADN. Un equipo de investigadores alemanes del Instituto Max Planck extrajo el ADN de los dientes de 29 cadáveres extraídos de un cementerio de la sierra de Oaxaca, 24 de los cuales estaban relacionados con la epidemia de 1545 y 1576. Pudieron separar el ADN bacteriano y compararlo con más de 2.700 genomas bacterianos. Descubrieron que la mayoría de las personas tenían la cepa mortal de la salmonela. Por otro lado, científicos de la Universidad de Warwick encontraron la misma cepa bacteriana en el ADN de una niña noruega que murió alrededor del año 1200. Esta es la evidencia más antigua de esta forma mortal de salmonela que se ha encontrado, y se afirma que es de origen europeo.

Otras teorías sobre la desaparición de la cultura azteca

Investigadores de la Universidad Autónoma de México afirman que la causa de la desaparición de los aztecas se debió a una fiebre hemorrágica viral que se originó allí. Sus investigaciones se basaron en el análisis de los síntomas presentados por los nativos a través de las crónicas escritas por los misioneros y en el estudio de los restos de los cadáveres aztecas. Sin embargo, estos estudios no tienen ninguna base científica. Hoy en día, la Paratyphi C es una cepa bacteriana bastante difícil de encontrar. Se propaga principalmente en los países en desarrollo a través de las heces y el agua contaminada. Entre el 10 y el 15% de las personas que padecen la enfermedad mueren si no se les diagnostica a tiempo. Para tener una mejor idea de lo que causó la muerte masiva de la sociedad azteca, se necesitan más estudios a través del ADN de los dientes de los cadáveres de los nativos.

¿Cuántos dioses aztecas había?

Descubre cuántos dioses aztecas había y todo sobre la mitología azteca, que engloba las creencias, costumbres y tradiciones de los mexicas. Los dioses de la mitología azteca fueron y siguen siendo uno de los temas más importantes e interesantes cuando se trata del impresionante imperio azteca, responsable del dominio de las tierras que hoy conocemos como México. Había un gran número de dioses con diferentes apreciaciones, por lo que hoy explicaremos cuántos dioses aztecas había y qué significaba cada uno. Podemos decir que los aztecas tenían un dios para casi todo: para el sol, para la agricultura, para la muerte, para la lluvia, para la fertilidad, para la guerra, para los niños, para los ancianos, para los viajeros, entre otros. Cada acción que realizaban en su vida cotidiana estaba ligada a las creencias de uno o varios dioses. Realizaban rituales en determinados días del mes, sacrificaban personas en su honor e incluso morían con orgullo por sus deidades místicas.

Los principales dioses aztecas

Debes saber que la mayoría de estas deidades son originarias de los aztecas, es decir, fueron creadas por ellos. La principal creencia de los mexicas giraba en torno al sol y su dios era Huitzilopochtli. Dios Huitzilopochtli Conocido como el Colibrí del Sur o Colibrí de la Izquierda, era considerado el dios del sol y de la guerra, y era la principal figura divina del pueblo azteca. Este dios fue el guía que condujo a su pueblo mexica al Valle de México, donde posteriormente crearon su imperio. Según la mitología azteca, era hijo de la diosa de la fertilidad y del antiguo dios del sol. En Tenochtitlan se encontraba la estatua de madera de Huitzilopochtli y el santuario donde se le rendía culto.

Quetzalcoatl

Era el dios de la vida, la fertilidad, la sabiduría y la luz, uno de los dioses más importantes de la cultura azteca. Se le conocía como la “Serpiente Emplumada” y los aztecas lo asociaban con el planeta Venus. Según la leyenda, un día Quetzalcóatl se fue y prometió volver para reclamar sus tierras. Por eso, cuando Hernán Cortés pisó la tierra de Tenochtitlán, el emperador creyó que era un enviado de Quetzalcoatl.

Yacatecuhtli

Era uno de los principales dioses aztecas. Representaba la protección de los mercaderes que viajaban y por ello muchos viajeros dejaban ofrendas para honrarle y pedir su protección antes de partir hacia una nueva aventura.

Coatlicue

Era una diosa azteca que tenía un parecido con Quetzalcóatl y también era considerada una diosa de la fertilidad. Era la madre de todos los dioses de la mitología azteca, incluido Huitzilopochtli, el dios del sol y de la guerra. También se la consideraba la diosa de la muerte y de la luna. Su representación más importante se encuentra ahora en el Museo Nacional de Antropología de Ciudad de México. Está representada con dos cabezas de serpiente que simulan su cabeza decapitada, tiene garras y está cubierta de manos y corazones humanos.

Mictlantecuhtli

El señor de la muerte y del inframundo, el dios Mictlantecuhtli. Las almas que dejaron este mundo fueron guiadas por él a otro plano existencial llamado mictlán según los aztecas.

Tlátoc

Considerado como el dios de la lluvia, el señor del trueno y un elemento esencial de las culturas. Todos los años los aztecas realizaban rituales y sacrificios para asegurarse de que las lluvias estuvieran presentes y que la cosecha fuera abundante.

Tezcatlipoca

El dios de la discordia, el cielo y la tierra. Tenía el poder de volverse invisible y deambular por ahí sembrando el caos a su antojo.

Metztli

Ella bendijo las regiones aztecas, aunque también provocó tormentas. Se la conocía como “la diosa con cara de serpiente” y también se decía que gobernaba el agua por la noche.

Xipe Totec

Según los aztecas, Xipe se encargaba de regar abundantemente los campos de maíz. Era conocido como el dios de la virilidad y la masculinidad de los aztecas, además, también simbolizaba la juventud y el amanecer.

Ixtlilton

Era el dios del ocio, ya que era el representante de la diversión y los juegos. También se decía que era el dios de la curación, ya que sus poderes le permitían curar a los niños y a los ancianos de la mayoría de sus dolencias.

Xiuhtecuhtli 

Este es uno de los dioses clasificados como antiguos. Representaba una figura muy colorida en forma de guerrero y con muchos colores como el amarillo y el rojo. Era el patrón de los reyes y los guerreros, además de representar el fuego y el calor.

Otros dioses aztecas que debes conocer son :

  • Cinteotl.
  • Ometéotl.
  • Tlahuizcalpantecuhtli.
  • Mixcoatl.
  • Ehecatl.
  • Atlacoya.
  • Chalchiuhtlicue.
  • Xiuhtecuhtli.
  • Chantico.
  • Chicomecóatl.
  • Cihuacóatl.
  • Huehuecóyotl.
  • Amimitl.
  • Xiuhtecuhtli.
  • Ixtlilton.
  • Macuilxochitl.
  • Tlacotzontli.

Hay más de 70 dioses aztecas que formaban parte de la vida prehispánica. Saber cuál era su cultura, sus costumbres y sus creencias siempre será un conocimiento interesante y poderoso.

Ya está, ¡ahora lo sabes casi todo sobre la civilización azteca! Si quiere saber más, escríbanos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Explorez le Chiapas un email à la fois. Recevez la newsletter d'Alma de Chiapas directement par email.

AUTRES ARTICLES

Vue sur le mercado de Dulces y artisanias de San Cristobal
Arnaud
Los mejores mercados de Chiapas a México

Durante su viaje como turista, puede encontrar comida, dulces, baratijas o bordados increíbles en los recurrentes mercados locales o en los mercados móviles al aire libre que se abren una vez a la semana en diferentes ciudades.

Lire la suite